Escrito por Tendenzias

Los masajes faciales | Cómo combatir las arrugas

Cada vez oímos más hablar sobre los beneficios que nos aportan los masajes faciales y las diferentes técnicas que podemos utilizar para rejuvenecer nuestro rostro y aportarle firmeza. Si quieres saber todo sobre ellos, acompáñanos en este artículo.

Tipos de masajes faciales

No todos los masajes faciales son iguales y tampoco nos ofrecen los mismos beneficios ni las mismas propiedades. Dependiendo de nuestro objetivo, elegiremos unos masajes faciales u otros.

Para la flacidez de la piel

Para combatir la flacidez de la piel, lo único que necesitamos es un poquito de crema y hacer un masaje ascendente con ambas manos, por todo el rostro. A continuación, podemos dar unos pellizcos en la cara, sin hacernos daño, para activar la piel; y por último, acabamos con un masaje de relajación facial que puede ir desde la frente hasta la barbilla, haciendo más hincapié en las sienes porque nos ayuda a relajarnos más fácilmente.

Para las arrugas en la frente

Para ayudarnos a retrasar las arrugas de expresión que tanto aparecen en la frente, tenemos que colocar la mano izquierda en nuestra sien izquierda y con la mano derecha nos damos un masaje desde un lado hasta otro de la frente. Cuando acabemos este masaje, cambiamos de zona y realizamos el mismo proceso.

Para quitar patas de gallo

Las patas de gallo son muy habituales en todas las personas a cierta edad y se producen también como arrugas de expresión. Para combatir estas temidas arrugas podemos hacer masajes en círculos justo desde dónde terminan los ojos hasta donde empieza nuestro cabello. Primero puedes hacerlo hacia arriba y después hacia abajo, repitiéndolo varias veces.

Para los labios

Para hacer que la zona de los labios esté más firme, debemos colocar la boca en forma de “O” y con el dedo corazón recorremos el perfil de los labios en círculos varias veces.

Para mofletes firmes

Si siempre te han agarrado los mofletes por los blanditos que los tienes, este masaje facial es para ti. Para unos mofletes o mejillas firmes, necesitamos poner nuestra mano encima de la boca para taparla y tomar aire inflando las mejillas. Mantenemos el aire durante 10 segundos y repetimos 5 veces.

Cómo hacer masajes faciales

Lo primero que debemos hacer para un buen masaje facial, es elegir un aceite o crema que nos interese. Por ejemplo, si tenemos la piel seca podemos aprovechar para buscar un aceite o crema muy hidratante. También podemos dejarnos llevar por los olores y elegir esencias de aceite faciales con olores que ayuden a relajarnos. Para evitar que nuestro cabello se ensucie, lo ideal es colocarte una diadema que recoja todo el pelo y así darnos el masaje facial de manera mucho más cómoda.

Una vez vertido sobre el rostro unas gotas de aceite o de crema, comenzamos a dar suaves masajes circulares por todo el rostro, empezando desde la barbilla hasta la frente. Para dar firmeza al rostro debes dar unos pequeños pellizcos en las cejas con el índice y el pulgar.

Otra zona que también podemos tener en cuenta es la nariz. Debemos separar las líneas de expresión con los dedos y empujar con ellos hacia la punta de la nariz de manera firme. Además, en el puente de la nariz damos unos masajes circulares con los dedos hasta llegar a las fosas nasales.

En la zona de los ojos debemos hacer presión en la zona inferior de estos y hacer los masajes de dentro hacia fuera.

Por último, debemos centrarnos en la mandíbula. Para esto vamos a utilizar nuestro dedo índice y el dedo pulgar haciendo masajes con una pequeña presión desde el interior hacia el exterior del rostro. esta técnica también podemos aplicarla en el cuello.

Para terminar el masaje, podemos hacer unos estiramientos faciales, abriendo y cerrando la mandíbula, para relajar todo el rostro.

Beneficios de los masajes faciales

Los masajes faciales nos aportan, sobre todo, relajación al rostro y nos rejuvenece la piel del rostro. También es una buena manera de aportar firmeza a las zonas de la cara que queremos fortalecer, como las mejillas.

Como decíamos, es una técnica muy utilizada para combatir la ansiedad, la tensión y el estress del día  a día que se queda acumulado en nuestro rostro y mandíbula, incluso en el cuello.

Si te ha gustado este artículo, no puedes perderte los beneficios del cepillo facial, que serán tu arma secreta en los masajes faciales. Aquí te dejamos este artículo en el que te contamos todo lo que debes saber sobre ellos:

ModaEllas.com

Newsletter