Descubre cómo acelerar tu bronceado este verano

Las temperaturas empiezan a subir. Nosotros empezamos ya con el cambio de armario y lo cierto es que nuestra piel no luce tan bronceada como nos gustaría. Seguro que más de una vez hemos querido ponernos morenos mucho más rápido para poder exhibir un tono bronceado durante todo el verano. Seguro que más de uno ha caído en prácticas radicales (y bastante peligrosas) para poder conseguirlo: no aplicar protector solar, ponernos más tiempo bajo el sol, exponernos en las horas de más radiación, aplicarse fórmulas caseras poco recomendables, etc. A estas alturas, todos deberíamos saber que el sol es necesario pero que los peligros que conlleva una exposición sin protección son muchísimos. Afortunadamente, para aquellos que quieran acelerar su bronceado de una forma saludable, ahora ya hay opciones en el mercado: los aceleradores del bronceado.

Acelerador del bronceado o autobronceador

Lo primero que tenemos que saber es que acelerador de bronceado y autobronceador no es lo mismo. Los autobronceadores son productos con color o con pigmento. Se utilizan para sustituir la exposición al sol, o lo que es lo mismo, para broncear nuestra piel de una forma no natural.

Se trata de cosméticos que simplemente colorean nuestra piel sin que esta genere melanina, que como veremos es esencial para esa piel morena. Se componen principalmente de dihidroxiacetona o DHA. Esta sustancia se extrae de la caña de azúcar y es la encargada de producir ese color similar al que tendría nuestra piel tras recibir los rayos UV. Nos evitamos con esto los efectos secundarios del sol, pero ni es permanente ni ofrece resultados exactamente iguales.

¿Qué son, entonces, los aceleradores del bronceado? Son productos que se usan durante la exposición al sol y que, como su propio nombre indica, aceleran la pigmentación de nuestra piel, activando y aumentando el proceso natural que se produce durante el bronceado.

¿Cómo actúa un acelerador del bronceado?

El secreto de estos productos está en su composición. Son capaces de acelerar la producción de la melanina, que es el pigmento natural que nuestra piel produce para protegerse del sol, y que al mismo tiempo la broncea. Así, podemos entender que, cuando nos bronceamos, es nuestra propia piel la que está protegiéndose, oscureciéndose.

Hay que destacar que no todas las pieles reaccionan igual ante el sol, ni producen la misma melanina. Las pieles más oscuras, por ejemplo, tienen una resistencia mucho mayor para activar este sistema de defensa. En otras palabras, cuentan con más melanina basal que se oxida más rápido. Están más protegidas y pueden broncearse un poco antes.

En el caso de las pieles más claras, esto no sucede. Tienen menos melanina basal que oxidar, por lo que su bronceado se realiza de forma más lenta, o directamente pueden tener el riesgo de quemarse. Esto sucede también con las pieles menos jóvenes, pues la producción de melanina va disminuyendo como otras sustancias como el colágeno o la elastina.

En estos casos en los que no se cuenta con una notable cantidad de melanina o cuando ya pasamos de los 30 años, los aceleradores de bronceado pueden ser una excelente opción. Pueden convertirse en la clave de un bronceado satisfactorio, pues conseguirán un tono más uniforme y bonito en nuestra piel, más rápido y, por tanto, con menos tiempo de exposición.

Protector solar junto con acelerador del bronceado, ¿sí o no?

La respuesta es sí, siempre. La piel debe estar siempre protegida, pues ya sabemos que los efectos negativos del sol pueden ser severos y peligrosos. Si queremos usar un acelerador del bronceado, podemos optar por dos productos. Por un lado, podríamos aplicar el acelerador y después, una vez lo absorba nuestra piel, aplicar un protector solar.

Por otro lado, hay productos 2 en 1. Protectores solares que ya incorporan un acelerador del bronceado. Una forma de aligerar nuestra bolsa de la playa y satisfacer las dos necesidades en un mismo producto. Puedes encontrarlos fácilmente en farmacias. La salud de tu piel lo agradecerá.

Cómo usar correctamente este producto

Tanto si usamos un acelerador y un protector, como si usamos un protector que además sea acelerador, se recomienda extenderlo cómodamente en casa o antes de llegar al lugar en el que vamos a estar expuestos al sol. De esta manera, podremos extenderlo mucho mejor; y es que no sería la primera vez que se aplica mal y se quedan zonas desprotegidas.

Aplica el producto de la manera más uniforme posible en tu cuerpo y cara. La piel deberá estar limpia y seca, y sin restos de grasa; y es que así evitaremos la aparición de manchas por una mala aplicación, pues los restos de grasa pueden proteger menos ciertas zonas de la piel.

Después de la exposición, no te olvides nunca de hidratar tu piel. Esto hará que recupere su elasticidad y evitarás la descamación, entre otros. Además, no te pelarás, algo que hace que el moreno se pierda mucho más rápido.

Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar