Cómo organizar la ropa en poco espacio: trucos y recomendaciones

Los armarios son un enorme y gran concepto, pero aún cuando tengan un tamaño y unas dimensiones bastante aceptables, la realidad es que nunca parecen ser lo suficientemente grandes. Al contrario, siempre hay un momento en el que acaban por volverse pequeños. Es más, incluso cuando tengan un tamaño medianamente decentes, también pueden ser enormemente […]

Los armarios son un enorme y gran concepto, pero aún cuando tengan un tamaño y unas dimensiones bastante aceptables, la realidad es que nunca parecen ser lo suficientemente grandes. Al contrario, siempre hay un momento en el que acaban por volverse pequeños. Es más, incluso cuando tengan un tamaño medianamente decentes, también pueden ser enormemente difíciles de organizar. En muchas ocasiones me ha ocurrido que tengo muchísima ropa, y sin embargo, poco espacio en el armario. Por suerte, existen algunos trucos, consejos y recomendaciones útiles para saber cómo organizar la ropa en poco espacio. ¿Quieres descubrirlos? Te los explicados. Esto es todo cuanto necesitas saber.

Cómo organizar la ropa en poco espacio

Algunos consejos generales antes de comenzar

Es fundamental utilizar todo el espacio que tengamos disponible en el armario. Eso sí, es imprescindible tratar siempre de mantenerlo organizado al máximo. Una opción útil, como veremos en su momento, es intentar mantener la ropa de fuera de temporada (por ejemplo, invierno / verano) fuera del armario, almacenadas en otros lugares, o en cajas organizadoras que podemos colocar en el sótano o debajo de la cama.

Tiene que acabarse eso de tener armarios tan abarrotados que si quiera recuerdas cuánta ropa tienes. Y es que como opinan la mayoría de expertos en este sentido, es más probable que uses algo si puedes verlo. Al contrario, si siempre tiendes a ver la misma ropa porque sueles colocarla una arriba de la otra, lo más probable es que siempre acabes poniéndote lo mismo, volviéndote tan monótona como aburrida.

Además, otra opción ideal es intentar mantener uno o dos ganchos vacíos que permitan una limpieza mucho más rápida. ¡Ah! Y no olvides la parte posterior de los estantes más profundos, y también las ventajas que tiene guardar algunas cosas que no te pongas tan a menudo en los lugares más elevados.

La clave para colgar la ropa adecuadamente

Aunque no lo creas, es tremendamente útil intentar instalar una segunda barra de armario encima de la principal (es decir, de la que viene de forma básica, originalmente). Esto ayudará a que el espacio para colgar ropa simplemente se duplique. Si te cuesta acceder a ella puedes optar por comprar un taburete o bien una varilla o palo de alcance para acceder a toda la ropa disponible.

Las perchas, cuando son a juego, ayudan a que todo se vea mucho mejor, ya que por regla general, la ropa siempre tenderá a estar organizada de manera similar. ¿Lo mejor? Hacerte con algún pack de perchas de madera o de plástico, que tenga al menos entre 20 a 30 dependiendo del espacio que tengas disponible en el armario.

También es posible conseguir una percha escalonada, ideal para faldas y pantalones.

A la hora de doblar la ropa

Para evitar incómodos golpes entre perchas, lo más recomendable es doblar todos los artículos de punto, lo que incluye no solo suéteres, sino la mayoría de las camisetas y, también, algunas blusas.

Especialmente si dispones en tu armario de estantes algo más profundos, debes doblar la ropa de forma apropiada. Incluso si aún así todavía cuentas con espacio por detrás de la ropa doblada (gracias a que los estantes son aún más y más profundos), es el lugar magnífico donde guardar las sandalias o los suéteres que no vas a usar por estar fuera de temporada.

Consejos a la hora de doblar la ropa

Si utilizas una cómoda o cualquier otro cajón para guardar la ropa, lo mejor es apilarla de forma vertical, en lugar de hacerlo como posiblemente lo hacemos todos los mortales (es decir, en horizontal). Y lo puedes hacer para prácticamente todo: desde medias a calcetines, pasando por pijamas e incluso la ropa interior. ¡Por cierto! Doblar la ropa interior también te ahorrará espacio.

Para estanterías abiertas, no es tan recomendable apilar tan alto la ropa, para evitar que se nos acabe por caer encima. Además, siéntete perfectamente libre si necesitas utilizar una estantería adicional por encima o por debajo de las que ya existen.

Llega el punto fuerte: el momento de los pantalones, los zapatos y las botas

Los pantalones suelen ser también otras de las prendas de ropa que más espacio tienden a ocupar. La mejor opción en la mayoría de las ocasiones es colocarlos en un estante, en lugar de colgarlos. De esta manera, evitarás que las prendas puedan acabar estirándose.

En el caso de los zapatos, puedes optar por usar un organizador de zapatos, y colocarlo sobre la puerta del armario. Además, las estanterías más pequeñas y baratas son ideales para guardar botas.

También te puede interesar