Moho en la ropa: cómo evitarlo, consejos y soluciones

Aunque el moho es muy común en muchas casas, se convierte en un serio problema para la salud cuando nos encontramos frente al moho negro, el cual se caracteriza por ser altamente tóxico. Así, ante la presencia de moho, por lo general significa que entra agua por algún lugar, de manera que antes de tratar el moho en sí lo fundamental es ver dónde está la incidencia y abordar la fuente del problema, ya sea un sótano con goteras o un agujero en nuestro techo. A medida que solucionemos la raíz del problema, es evidente que también desees eliminar el moho de cualquiera de las superficies en las que éste ha logrado finalmente crecer. Pero, ¿y qué ocurre cuando el moho aparece en la ropa? No significa necesariamente que exista una fuga en el interior del armario… y sí que, a lo mejor, el exceso de humedad puede estar influyendo de forma positiva en la formación y el crecimiento de este incómodo visitante. ¿Qué hacer, entonces, a la hora de prevenirlo o evitarlo, y sobre todo, qué podríamos hacer para eliminarlo de manera fácil y sencilla?.

Moho en la ropa

La realidad es que las causas por las que tiende a aparecer moho en la ropa son muy variadas. Por ejemplo, quizá hayas puesto suéteres o abrigo de invierno en cajas en una habitación de la casa donde pueda existir algún problema de humedad por momentos desconocido. O incluso que dicha caja no tenga ningún tipo de ventilación, por lo que si le añadimos un ambiente por lo general húmedo, es normal -y habitual- que el moho acabe formándose.

En cualquier caso, en realidad no importa cómo suceda. Una vez que el moho ya ha entrado en la ropa, lo cierto es que tenemos un problema, ya que será difícil de eliminar a no ser que lo afrontemos de raíz (de hecho, es común que se duplique fácilmente entre prendas, por lo que lo común es que no aparezca en una única prenda de ropa, sino en varias).

Por suerte, no es necesario tirar toda la ropa y las prendas afectadas a la basura. Con un poco de constancia, persistencia, mucha ventilación y algunos consejos adecuados, podrás eliminar el moho de la ropa afectada, para que luego sea completamente segura cuando desees ponértela nuevamente.

Algunos consejos útiles para lidiar con el moho en la ropa

Tal vez tu casa es, por lo general, bastante húmeda. Si es así, es probable que de un invierno a otro, la ropa de abrigo tenga algunas partes con moho. Si es así, y has descubierto este incómodo visitante en tu ropa, lo ideal es comenzar con el proceso de limpieza tanto del moho como de los propios hongos cuanto antes, para evitar que continúe formándose. Y es que, en definitiva, cuanto más tiempo permanezca el moho en la ropa, más difícil será eliminarlo, y además, más olor dejará en la prenda.

El primer paso es sacar toda la ropa del ambiente húmedo de inmediato y dejar que se seque al sol (siempre que sea posible y viable). Así, mientras la ropa se seca en el exterior -o en un ambiente más bien cálido-, debes limpiar la zona y el área donde la ropa estaba guardada, de esta forma te asegurarás de que no vuelva a suceder.

El calor es especialmente útil en estos casos, ya que ayudará por un lado a secar la ropa, mientras que, por el otro, será ideal para matar el moho (que como posiblemente sepas, se trata de un hongo vivo).

Una vez la ropa se encuentre completamente seca, es probable que aún continúes viendo algunas áreas con moho, o donde el moho ha acabado por manchar la prenda. Si es así, existen una amplia variedad de productos que pueden ser aplicadas en la ropa manchada antes del proceso de lavado. Si las prendas afectadas son blancas, y tienes miedo a la hora de agregar algún producto químico a la ropa que pueda acabar arruinándola aún más, puedes optar por añadir un blanqueador. Solo tienes que mezclar el producto blanqueador con agua, y rociarlo en las áreas afectadas, hasta que se encuentre bien empapado.

Consejos útiles para eliminar el moho de la ropa

Entre los productos que puedes utilizar, el bórax (o borato de sodio), puede ser enormemente útil, y puede ser usado para el tratamiento previo. No obstante, si no te gustan los productos químicos puedes sumergir la ropa en una solución de agua fría con una taza de vinagre blanco.

Una vez que hayas pretratado la ropa, es el momento de lavarla y secarla al menos dos veces. De esta manera te asegurarás de que los restos de moho se han eliminado por completo. Y, sobre todo, ha desaparecido ese incómodo aroma a húmedo.

El agua caliente es ideal para matar las esporas del moho, por lo que al utilizar la lavadora, lo más adecuado es utilizar algún tipo de proceso de lavado en caliente.

También te puede interesar