Cómo exfoliarte la piel con azúcar: consejos útiles para hacerlo paso a paso

Aunque el azúcar puede no ser tan positivo, beneficioso, bueno ni adecuado para nuestra salud (cuando lo consumimos regularmente, especialmente si además tendemos a hacerlo diariamente), la realidad es que sí puede ser muy bueno para la piel. Y no porque, necesariamente, aporte nutrientes o sustancias beneficiosas para el cuidado de la misma (al contrario, no aporta prácticamente nada), sino porque puede ser utilizado como un perfecto exfoliante natural, de manera que es posible elaborar fácilmente en casa algunos maravillosos exfoliantes con azúcar, convirtiéndose así en una receta de belleza simple con innumerables variaciones, que además de exfoliar la piel, puede incluso llegar a hidratarla. ¿Cómo podemos exfoliarnos la piel con azúcar? ¿Cómo hacerlo y qué recetas exfoliantes con azúcar podemos preparar en casa?. Te descubrimos todo lo que necesitas saber.

Cómo exfoliarte la piel con azúcar

Si bien es cierto que puedes encontrar muy buenos exfoliantes en las tiendas, cuando se trata de ahorrar un poco de dinero es sumamente útil adentrarnos en el interesantísimo mundo de la fabricación de nuestros propios productos de belleza. ¿Por qué? Muy sencillo: con unos pocos ingredientes, que podemos conseguir fácilmente en cualquier supermercado, herbolario o tienda de dietética, es perfectamente posible elaborar auténticas recetas y remedios únicos, iguales de efectivos.

De hecho, para elaborar una receta exfoliante lo único que necesitas es azúcar (o sal, sobre todo si deseas variar el ingrediente principal), aceite corporal y darte -o, mejor dicho, disfrutar- de un baño relajante, agradable y tibio.

El secreto a la hora de elaborar un buen exfoliante casero es hacer la receta con una parte de aceite corporal por dos partes de azúcar o de sal. Además, se convierte en un remedio sumamente versátil, de manera que podemos incluso escoger nuestro aceite corporal favorito, y agregar aceites esenciales para personalizar su aroma según nuestros propios gustos personales.

No obstante, debemos tener en consideración algo fundamental: algunas fragancias pueden ser irritantes, en especial para las pieles más sensibles, por lo que lo más aconsejable (sobre todo si tienes un tipo de piel así) es intentar reducir al máximo los ingredientes a utilizar, omitiendo los aceites esenciales.

No te pierdas: Qué es el ácido glicólico – Propiedades para la piel

Cómo hacer un exfoliante de azúcar casero

Si es la primera vez que vas a elaborar tu propio exfoliante casero, no hay duda que lo ideal es partir de una receta básica que, además de efectiva, se caracterice por ser sencilla de preparar. La receta que te proponemos a continuación cumple con estas características básicas. Toma nota.

Ingredientes:

  • 1 taza de azúcar granulada (puede ser blanca o morena), preferiblemente orgánica.
  • ½ taza de aceite vegetal (puedes optar por aceite de oliva o aceite de coco, ambos funcionan a la perfección).
  • Aceites esenciales (recuerda, opcional)
  • 1 tarro de cristal (donde poder guardarlo)

Cómo hacer nuestro exfoliante casero con azúcar:

  1. Pon todos los ingredientes en el interior del tarro de cristal: la taza de azúcar granulada, la media taza de aceite vegetal y los aceites esenciales (si deseas usarlos).
  2. Con la ayuda de una cuchara de madera de pequeño tamaño mezcla todos los ingredientes, hasta que se integren.
  3. Finalmente, cierra el tarro hasta el momento en que vayas a utilizar el exfoliante. Lo ideal es que el tarro de cristal pueda cerrarse herméticamente.

Exfoliante de azúcar

Cómo aplicarlo fácilmente: 

A la hora de aplicarte el exfoliante solo tienes que utilizar 1 cucharada por vez, ya sea cuando te estés duchando o incluso durante un baño relajante. Frota la piel con la mezcla, con cuidado de no exfoliar demasiado para no irritar la piel, y enjuágate. Rápidamente comprobarás como la piel se queda como la seda, perfectamente suave.

Algunas variaciones recomendadas

Una vez has perfeccionado tu primera receta exfoliante con azúcar, lo cierto es que se trata de una opción tan versátil, que es posible añadir o cambiar los ingredientes; partiendo, eso sí, del ingrediente básico, que en esta ocasión es el azúcar:

  • Exfoliante de azúcar con limón: Es un exfoliante ideal no solo para la piel del rostro, sino también muy útil para la piel de las manos. Solo necesitas 1 taza de azúcar granulado, ½ taza de aceite de oliva, ½ cucharadita de aceite de vitamina E y entre 15 a 20 gotas de aceite esencial de limón.
  • Exfoliante de azúcar moreno con vainilla: Si deseas un aroma extra sumamente natural, y delicioso, puedes probar con 1 taza de azúcar morena, ½ taza de aceite de almendras, ½ cucharadita de aceite de vitamina E y 1 cucharadita de extracto de vainilla (si no tienes, puedes probar a sustituirla con azúcar vainillado).
  • Exfoliante de azúcar especiado: Si te apasionan las especias puedes probar a mezclar 1 taza de azúcar moreno, ½ taza de aceite de coco, ½ cucharadita de aceite de vitamina E y ½ cucharadita de especias para pasteles (o bien, ½ cucharadita de canela molida).

También te puede interesar