Estrías en las uñas: Causas y soluciones sencillas

Bajo el nombre médico de leuconiquia nos encontramos ante una afección en la que surgen estrías, líneas o puntos blanquecinos en las uñas de los dedos tanto de las manos como de los pies. Se trata de un problema muy común, y tremendamente inofensivo, lo que significa que, en la mayoría de las ocasiones, únicamente nos encontramos ante un problema puramente estético. De hecho, muchos adultos sanos suelen tener estrías en las uñas y manchas en algún momento de sus vidas, por lo que en la mayor parte de los casos no se trata de un signo de una afección médica grave. Sea como fuere, la realidad es que las uñas pueden convertirse en una ventana a posibles problemas corporales, o simplemente un reflejo de nuestros hábitos. Por tanto, identificar las causas subyacentes, así como proteger las uñas contra las grietas y los daños pueden ser de enorme ayuda, especialmente para mantenerlas fuertes y funcionales. ¿Cuáles son sus causas y cómo tratarlas fácilmente?.

Estrías en las uñas

Principales causas de las uñas agrietadas

Desde infecciones a efectos secundarios total y absolutamente normales, propios del envejecimiento natural. Como vemos, las uñas agrietadas tienen en realidad muchas causas. Además, de acuerdo a los expertos, se sabe que las mujeres presentan más probabilidades que los hombres de sufrir de grietas en las uñas.

Descubre: Aceite de vitamina E para las uñas, beneficios y usos

¿Y cuáles son esas causas comunes? Toma nota, pasamos a comentártelas a continuación:

  • Envejecimiento. A medida que envejecemos, las uñas se tienden a volver mucho más delgadas, por lo que presentan una mayor propensión a formar grietas. Mientras que las uñas de los pies se engrosarán.
  • Exposición frecuente al agua. Si llevamos a cabo un trabajo continuo que requiere de la necesidad de lavarse las manos con frecuencia, o sumergirlas en agua, es posible correr un riesgo mayor de fractura de las uñas.
  • Manicuras frecuentes (así como la eliminación del esmalte de uñas). El uso frecuente de quitaesmaltes a base de acetona puede acabar debilitando las uñas, lo que las hace mucho más propensas a romperse. También es posible que se formen grietas como consecuencia del exceso de manicura de uñas de gel, debido principalmente a los químicos involucrados en el tratamiento, y a la necesidad de que las uñas se remojen en quitaesmalte líquido.
  • Infección micótica. Si tienes grietas o lesiones en la piel alrededor de las uñas, los hongos pueden acabar invadiendo la piel, y provocar la aparición de una infección. Si esto ocurre, suelen surgir síntomas como agrietamiento, engrosamiento de las uñas, y uñas ligeramente descoloridas (es decir, adquieren una apariencia amarilla, blanquecina o marrón). En este sentido, se sabe que las uñas de los pies pueden llegar a ser más vulnerables a las infecciones por hongos, especialmente porque siempre suelen estar en un ambiente cálido y húmedo.

Por otro lado, se sabe también que ciertas deficiencias nutricionales puede influir muchísimo. Nuestro cuerpo utiliza distintos nutrientes con el fin de disfrutar de unas uñas más sanas y saludables. Así, la deficiencia de algunos nutrientes puede afectar a su salud. Es lo que ocurre, por ejemplo, con la deficiencia de hierro, la cual se caracteriza por ser una de las causas más comunes de uñas agrietadas por déficit de nutrientes.

Principales causas de las uñas agrietadas

Cómo reparar las uñas agrietadas

Como es de suponer, el tratamiento para las uñas agrietadas depende directamente de la causa subyacente que haya obviamente ocasionado su aparición. Por ejemplo, si se trata de un déficit nutricional, la clave está en averiguar qué tipo de déficit está ocasionando la aparición de las grietas sobre las uñas.

Los médicos pueden recetar un tratamiento antimicótico cuando la causa sea una infección micótica (es decir, por hongos). Estos a menudo se aplican pintando la uña, de la misma manera que se hace con un esmalte. Pero si el agrietamiento persiste, y con el primer tratamiento no desaparece o mejora, es posible que el médico pueda acabar recetando una píldora antimicótica.

Por suerte, en la mayoría de los casos las uñas agrietadas no reqieren de más tratamientos médicos, pero si surgen algunos síntomas, y no mejoran con el tiempo, lo ideal es acudir al médico.

También te puede interesar